13 abr. 2011

ABURRIDA MONOTONIA

Hablar de un mal momento futbolístico de Melgar, no es algo nuevo. Durante más de una década, se ha vuelto el tema común de cada temporada. Habría que preguntarse ¿Cuándo se cansará el dominó de ser comparsa?¿O ya está convirtiéndose en un equipo que pelea el descenso?

Melgar no la pasa bien en el Descentralizado. Actualmente, viene librando una campaña bastante discreta en cifras. Es colero desde hace varias fechas gracias a sus cinco escasos puntos, resultantes de una victoria y dos empates. Esta realidad, no dista mucho de la de los últimos años. Y aunque probablemente, la ligera mejora mostrada por el conjunto arequipeño en las últimas dos jornadas pueda significar una recuperación, existen otros temas de fondo que podrían ahondar la crisis deportiva que los rojinegros viven desde hace buen tiempo.

Recuerdos en el olvido

Hasta la primera mitad de la década de los '90, Melgar era considerado el 'grande de provincias'; sin embargo, ese rótulo se desvaneció rápidamente para engrosar el grupo de los denominados equipos chicos. Muy atrás queda aquel momento de gloria efímera que vivió el 'dominó' en el inicio de los '80 con un Título Nacional y un subcampeonato que lo clasificaron a dos ediciones de Copa Libertadores. Muchos de los que vieron y vivieron esa fabulosa campaña se han alejado del estadio, ahuyentados por los malos resultados. Mientras, en el presente, una nueva generación de 'hinchas' que aún no se consolidan como tales, siguen con cierto escepticismo al conjunto arequipeño. Por ello, ya no causa extrañeza que en sus enfrentamientos ante equipos de la capital -caso 'U' o Alianza- la hinchada visitante llega incluso a superar el porcentaje de los locales.

Ante ello, buscar una causa es cosa obvia. La falta de resultados y logros deportivos espanta a cualquiera. Más si este es el rasgo común de varias temporadas atrás. Y ello no ha cambiado para este año. Después de un engañoso e ilusorio triunfo ante Cristal, el cuadro mistiano tuvo serios reveses en casa y fuera de ella. Una racha que se detuvo con el empate ante la 'U' en Arequipa y otra igualdad en Chiclayo ante el 'ciclón'.

Nuevos errores

Con el cambio de directiva, se esperaba que las cosas mejoraran. Empero, ello no ocurrió. Al margen del nombre del elegido, fue positivo que definieran al nuevo DT con bastante anticipación. A fines de 2010 ya se sabía que Claudio Techera vovería a ponerse el buzo rojinegro luego de un regular paso por Arequipa en 2008 y 2009. Sin embargo, a diferencia de su predecesor Aníbal Calle, decidió darle plena potestad al uruguayo para que arme el equipo. Y a estas alturas -cuando ha transcurrido la cuarta parte del torneo- no es exagerado decir que se equivocó, sobretodo con los refuerzos extranjeros. Por ello, Techera resulta visiblemente responsable de esta campaña.

A ello, habría que agregar que el temperamento del DT se antepone al interés deportivo de la institución. El propio entrenador decidió no contar con Larry Yáñez -uno de los más regulares de la campaña pasada y hoy puntal de Cobresol- por una rencilla personal. Igualmente, consideró como prescindibles a jugadores como Javier Pereyra que, a la vista de todos, es más que su sucesor en el puesto, Guillermo Díaz.

Panorama incierto

Cambiar el rumbo de los últimos años, en una sola campaña, puede no ser la solución definitiva a esta larga crisis. Las últimas dirigencias siempre han reclamado la falta de apoyo del empresariado local, más aún con el 'boom' de inversiones reciente en Arequipa. Pero hay un detalle que se ha pasado por alto. Melgar, como institución, ha perdido credibilidad. Y ello se ha dejado notar cuando empresas de origen arequipeño prefieren apoyar a otros cuadros del Descentralizado, pues no encontrarían condiciones para hacerlo en el 'dominó'. Otro punto que juega en contra es la inestabilidad reinante. La cuantiosa deuda con SUNAT -casi tres millones y medio de soles- sigue creciendo a raíz de los intereses. Por otro lado, juicios con ex empleados de anteriores gestiones ponen incluso en riesgo su patrimonio institucional.

Muchas veces se ha escuchado en Arequipa la idea de poder encontrar un émulo de Edwin Oviedo, presidente de Aurich, que con sus millones saque del fondo a Melgar. Sin embargo, si tuvieran la fortuna de encontrar a alguien así, no se podría esperar que los daría a ciegas. Como Oviedo, debería -por lógica- tener una injerencia en el manejo de la institución. Habría que preguntar si la dirigencia 'dominó' estaría dispuesta a ello. Empero, al margen de seguir soñando con ello, se debe trabajar para crear las condiciones adecuadas para atraer a cualquier empresario. De lo contrario, Melgar seguirá transitando el mismo camino. Y quién sabe, con el desenlace de perder la categoría en un momento determinado. Algo que los más radicales plantean como la solución más práctica. "Hay que morir para vivir" -dicen.



Fuente: http://ciudaddelgol.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada