18 abr. 2011

Cambio de Regimen

Melgar transformó la racha de derrotas en empates. Ante CNI sumó su tercera igualdad consecutiva y permanece en el fondo de la tabla. La situación nuevamente se torna preocupante pues la tibia recuperación que había insinuado no se llega a concretar.

Ahora de no se habla de derrota tras derrota; pero tampoco se puede hablar de victorias o sonrisas anchas en la UNSA. En el hincha de Melgar, la molestia ya es notoria, pero a ello hay que agregarle la dosis de angustia pues, en ocho fechas, su equipo no puede salir del fondo y ve como el sueño de hacer, por fin, una campaña decente se esfuma. A estas alturas, ya no puede nadie decir que el objetivo rojinegro es luchar por algún cupo a la Sudamericana o Libertadores. Seamos realistas, la llegada de Cristhian Zúñiga y Juan José Barros es para salvar la categoría.

Ni el cambio de sistema -Techera presentó un 3-4-1-2 aparentemente ofensivo- le sirvió a Melgar para sumar de a tres. Y la situación se agravó más por el mal momento de varios hombres de Melgar. Antonio Meza Cuadra es cada vez más inofensivo. Preocupante si se toma en cuenta que es el referente de ataque. Por otra parte, Leonardo Rivero sigue sin ser la solución adelante. Por ahí hubieron chispazos de Fernando Del Solar que, entre lo poco que se generó, terminó siendo el hombre más peligroso con aquel remate de tiro libre a los 25' que Cisneros, en complicidad con el parante, alcanzó a desviar.

El rival, CNI, solo dio problemas en la parte inicial. Pero, pese a tener las armas para hacer daño, le cedió la iniciativa al 'dominó'. Y este no la supo aprovechar, haciendo que gran parte del segundo tiempo sea una oda al sueño. De todo este periodo, sólo podría destacarse la 'doble salvada' de Jesús Cisneros, a los 66', ante un cabezazo contra el piso de Del Solar y un furibundo remate de -quizás el mejor hombre del campo- Renzo Reaños. El debut de Barros tampoco ayudó para cambiar la suerte de Melgar pues, en la única que tuvo, mandó su remate elevado a los 58'. Encima, Melgar por poco pierde el encuentro cuando Ryan Salazar, en una jugada aislada sacó remate de lejos que remeció la base de uno de los parantes del arco mistiano.


El 'dominó' ya no pierde, pero tampoco gana. Y sumar de uno en uno ayuda en poco a salir de esta situación. Habrá que ver cuanto podría durar la paciencia de los dirigentes por soportar una situación así. Porque si preguntamos por la de los hinchas, hace tiempo se acabó y se transformó en indiferencia.
 
Fuente: http://ciudaddelgol.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario